Un pedacito de nuestra historia. El testimonio de Alfonso Noguera

13-06-2015

La Fundación Ramon Noguera ha llegado en 2015 en medio siglo de existencia trabajando para garantizar la calidad de vida de las personas con discapacidad intelectual. El actual Grupo Fundación Ramon Noguera nació como Asociación Ángelus, la primera asociación de familias constituida en las comarcas gerundenses, bajo la presidencia de Ramón Noguera y Sabater. Nos lo explica uno de sus hijos y miembro del Patronato, Alfonso Noguera:

"En 1965 yo tenía 15 años y era el menor de cinco hermanos, fruto del matrimonio de Ramón Noguera y Sabater y Elvira Hosta i Pujol. De estos hermanos, la tercera era la Mª Carmen, con una grave discapacidad intelectual y física .

Recuerdo una infancia y una adolescencia muy feliz dentro de nuestra familia, pero toda esta felicidad se rodea y se dedicaba lo más posible a mi hermana. En aquellos años, mis hermanos mayores ya estudiaban fuera de Girona y yo, que era joven, vivía en casa con mis padres y Mª Carmen.

Cuando miro atrás recordando aquellos tiempos y pienso como pasaban los días, meses y años, es cuando creo que la historia se repite: la casa de mis padres fue la primera Fundación Ramon Noguera.

Y digo esto porque desde 1942, año en que nació la Mª Carmen, mi hermana tuvo una ATENCIÓN PRECOZ, en aquellos años centrada en médicos de Barcelona y centros médicos a fin de atender los trastornos de desarrollo que presentaba.

Confirmadas sus discapacidades intelectuales y físicas, pasamos al ACOGIDA RESIDENCIAL dentro del propio hogar familiar, tratando de proporcionarle las máximas comodidades para su día día, y teniendo especial cuidado de su alimentación, higiene y rutina diarias, con la ayuda de personas ajenas que eran consideradas como de la familia.

Solucionado el acogimiento, proporcionamos un CENTRO DE ATENCIÓN DIURNA. No recuerdo sus nombres, pero si las caras de diferentes profesoras que instruyeron con toda su dedicación a la Mª Carmen en la lectura, escritura, historia, religión o matemáticas simples, con el objetivo de conseguir su máxima integración social .

Superada esta fase iniciamos su INSERCIÓN SOCIO-LABORAL, que fue tan fácil como explicarle que un "marchante de arte" estaba interesado en los preciosos cuadros que Mª Carmen pintaba sobre dibujos hechos por la madre. Así, tenía una pequeña fuente de ingresos -no hace falta que diga que el marchante era Ramon Noguera-.

Hecha esta tarea quedaba el ámbito de SERVICIO DE OCIO Y DEPORTE, y ahí padres y hermanos ayudados por personas muy queridas nos complementàvem para pasear en silla de ruedas nuestra hermana por todo Girona, hacer salidas en coche los domingos, ir a misa a San José, y los veranos los pasábamos en una casa en el campo donde la Mª Carmen disfrutaba de los baños relajantes en la piscina, y donde los hermanos sufríamos duro por la gran dificultad de su discapacidad física. Y toda esta dedicación con un sí y un no, una risa y un llorar, como un hermano más en el grupo.

Todo este trabajo y amor de mi padre hacia su hija Mª Carmen, junto con sus circunstancias personales, tanto en el mundo empresarial como en el mundo político de aquellos años, y sobre todo su espíritu emprendedor (tan de moda hoy en día) le llevaron a querer por todos aquellos niños y familias afectadas, tal como él lo vivía, el mismo o mejor que él había hecho y seguiría haciendo por su hija.

Y así comienza la historia de la actual Fundación Ramon Noguera, con la creación en 1965 de la "ASOCIACIÓN PROTECTORA DE SUBNORMALES Ángelus", con domicilio social en la calle Ciudadanos 18 de Girona, y bajo la Presidencia de mi padre Ramon Noguera.

No quiero dejar de nombrar a las personas que acompañaron inicialmente este proyecto, que no habría sido posible sin su colaboración. Según los Estatutos Fundacionales fueron: Jaime Dilmé Brugada, Benito Bosch Tomás, Emilio
Aleñá Gironella, Pedro Dillet Puig, Francisca Desvilar Coldecarreras, Narciso Madrenas Ribas, Manuel Rodriguez Fernández, Pedro Porqueras Feliu, Jose Maria Roura Pleno, Antonio Dupont Ferreiro y Agustín Abel Jou.

Desde mi posición actual de miembro del Patronato de la Fundación Ramon Noguera, honor que debo al Presidente Salvi Escondido, que me propuso ocupar aquet cargo, no hago más que aportar un granito de arena, todo palpando, escuchando y viendo como la Fundación Ramon Noguera repite la historia vivida en nuestro país. Veo Salvi Escondido y Pepita Perich llevando la difícil tarea diaria de la dirección y el peso de esta gran familia. Veo a todos los miembros del Patronato y Directivos de centros como los hermanos que empujamos el carro. Veo a todas las maravillosas personas que trabajan en la Fundación como las que ayudaron a mi familia en diferentes ámbitos para con la Mª Carmen. Y veo el lavado, la Jardinería o la Tienda laFundació como el "marchante de arte" que proporcionaba los ingresos económicos.

En esta historia repetida sólo hay una MUY GRANDE DIFERENCIA: nosotros lo hacíamos todo únicamente por Mª Carmen, y hoy, toda esta fantástica gente de la Fundación trabajan para CIENTOS Y CIENTOS de niños, niñas, chicos y chicas.

Como el fundador quisiera, y en su nombre, quiero tener un recuerdo y agradecimiento muy especial para la Pepita Perich, a quien él llamaba la "secretaria". A menudo nos recordaba la gran estima que le tenía y su valía personal, lo que el tiempo así lo ha demostrado.

Y como hijo del fundador dejadme repetir un hecho que por sabido no deja de impactar me: pocos años antes de su muerte, cierto día, paseando por delante de las preciosas instalaciones de la Fundación Ramon Noguera a Mas Xirgu, mi padre me dijo: "sabes quién tiene la culpa de todo esto?", ya continuación añadió: "tu hermana Mª Carmen".

Por 50 años más! Adelante. "

/ /

Entradas relacionadas: